Saltar al contenido

Guía turística República Checa

Si quieres conocer construcciones históricas, un paseo por las calles de la República Checa te ayudarán. Este país de Europa central cuenta con un pasado supervalioso, y prueba de ello son las preciosas edificaciones que se mantienen en pie después de tantos años. Castillos, plazas, templos y una torre muy divertida son algunos de los lugares que ofrece este país a sus visitantes, y de ellos te hablaremos en esta guía turística de República Checa. ¿Listo para echarle un vistazo?

Moneda  Corona checa
Idioma  Checo
Hora local  UTC/GMT + 1 hora
Temperatura promedio  12,5 °C
Mejor época para viajar  Abril, mayo y septiembre
Presupuesto para una persona (7 días)  431 euros

Guía turística de República Checa

✈️ ¿Cómo llegar a República Checa?

La ubicación de la República Checa dentro de Europa es privilegiada, aun cuando en su territorio no hay salida al mar. Esto, por supuesto, no permite que los viajeros puedan llegar por vía marítima, pero claro que pueden hacerlo por tierra y por aire. Sin embargo, ir en tren hasta Praga —la capital del país— lleva consigo al menos tres transbordos desde España, así que descartaremos esta alternativa.

Dicho esto, nos enfocaremos en explicarte lo que debes hacer para aterrizar en el aeropuerto internacional Václav Havel de Praga si vives en España. Lo primero que debes determinar es tu lugar exacto de salida, y respecto a ello son Madrid y Barcelona las ciudades más ideales para emprender tu viaje, pues así conseguirás opciones más variadas en cuanto a precios y horarios.

El recorrido más corto será desde Barcelona, y para ser más específicos serán sólo 2 horas y 25 minutos hasta la mencionada terminal aérea, mientras que desde Madrid tendrás que sumarle media hora de vuelo para un total de 2 horas y 55 minutos. Con más de 14 vuelos semanales, desde estas localidades podrás elegir la alternativa que mejor se adapte a tu presupuesto y tiempo.

Por otra parte, si vives en Latinoamérica también tienes la posibilidad de llegar hasta la República Checa aterrizando en Praga. El recorrido más largo será desde Sudamérica —específicamente desde lugares como Buenos Aires o cercanos—, y en ese caso tendrás que hacer al menos una parada previa en Madrid, Fráncfort del Meno, Roma o Ámsterdam.

Desde el norte de América el viaje será un poco más corto, aunque el tiempo no será menor a 10 horas de vuelo. En ese caso también es indispensable hacer al menos una escala antes de continuar a Praga, donde Ámsterdam, París, Londres y Fráncfort del Meno son los lugares más usuales para hacerla.

🌆 Principales puntos de interés

Como mencionamos en la introducción de esta guía turística, el valor histórico de la República Checa es difícil de medir. Es por ello que nos enfocaremos en hablar sobre algunas de las construcciones más emblemáticas de este país europeo, y comenzaremos con el Castillo de Praga, una obra preciosa e imponente que te dejará sin aliento.

Se trata de un conjunto arquitectónico que encierra en su interior otras edificaciones suntuosas e icónicas de Praga, aunque si hablamos específicamente del castillo debemos resaltar que fue la residencia de los reyes de Bohemia, una de las tres grandes regiones que conforman a la República Checa. Este recinto fue protagonista durante la Segunda Guerra Mundial, pues albergaba las reuniones de los nazis.

NOTA
Construido en el siglo IX, el Castillo de Praga fue considerado por Récord Guinness como el castillo longevo más grande del mundo. Su extensión es de 570 metros de largo y 130 de ancho.

La catedral de Praga es una de las edificaciones que se encuentran dentro del Castillo de Praga, y visitarla es una de las cosas que no puedes dejar de hacer durante tu estancia en la República Checa. Este impresionante templo católico adjudicado a San Vito comenzó a construirse en el año 1344, pero no fue hasta 1420 que se culminó. Su estilo gótico fue una obra maestra en aquel momento, pero se mantuvo así con el pasar de los años.

Además, la catedral de Praga ha sido el lugar donde numerosos reyes, obispos y arzobispos han recibido su coronación y demás honores respectivos. Las fachadas, cubiertas, puertas y decoración interior de este lugar te dejarán totalmente encantado, así que te recomendamos dar un recorrido completo. Por su parte, el Reloj astronómico de Praga también llama la atención de los turistas.

Pero, ¿de qué se trata esta atracción? Como su nombre lo indica, es un reloj astronómico que data desde la época medieval y que fue utilizado para saber las posiciones del sol y de la luna, sin dejar a un lado las horas y los meses del año. Y si quieres ver una edificación realmente particular, la Casa Danzante debe ser tu próxima parada. El diseño deconstructivista de esta torre es simplemente genial.

Aunque fue objeto de polémicas porque no encajaba con los edificios cercanos, el arquitecto Vlado Milunić pudo culminar su idea que hoy le da un toque distinto a la sobria Praga. La torre de observación de Petřín —con 64 metros de altura— es otro sitio imperdible en la República Checa, y puedes finalizar tu recorrido con una caminata por el puente de Carlos y la Plaza de la Ciudad Vieja.

ℹ️ Consejos para el viaje

Elegir a la República Checa como tu destino de viaje es una de las decisiones más acertadas que puedes tomar, y para que tu visita sea tan buena como la imaginas, es necesario que tengas en cuenta pequeños consejos. Para ayudarte con ello, lo primero que debes saber es que la mejor época para visitar este país son los meses abril, mayo y septiembre, pues así disfrutarás del mejor clima.

Además, evitarás la multitud de personas propia de las temporadas altas. En cuanto a cómo recorrer el país, podrías optar por los trenes o por alquilar un automóvil si quieres llegar más rápido a las ciudades. Recuerda que puedes cambiar tus divisas por moneda local a través de oficinas autorizadas, aunque te recomendamos adquirir una tarjeta de débito internacional y retirar el dinero por cajeros.

🏨 ¿Dónde dormir en República Checa?

La República Checa es un país sumamente extenso, así que al momento de decidir dónde dormir debes tener en cuenta los lugares donde pasarás la mayor parte de tu tiempo. Te aconsejamos planificar tu alojamiento de 10 a 12 días si quieres conocer con suficiente tiempo este increíble país. Por su parte, elegir el mejor lugar para dormir dependerá de tu presupuesto y tus necesidades.

NOTA
En Praga se encuentra el único barrio judío que sobrevivió a los ataques nazis de la Segunda Guerra Mundial. ¿La razón? Los alemanes querían construir una especie de museo sobre los judíos, la que sería la «raza extinta». 

Con esto queremos decir que en la República Checa podrás encontrar desde apartamentos lujosos hasta pequeños hostales con habitaciones compartidas. ¿Cuáles son las mejores ciudades para alojarte? Pues sin duda Praga, la capital, si quieres vivir una experiencia con mucho movimiento, aunque si buscas algo más tranquilo Karlovy Vary es la opción ideal para ti. También podrías optar por Cesky Krumlov, una localidad medieval.


Booking.com

🍽 ¿Dónde comer en República Checa?

La gastronomía checa, aunque desconocida, es una de las más interesantes de Europa central, y esto se debe a las marcadas influencias de la cocina alemana y austriaca en sus preparaciones. Enumerar los platos que no deberías perderte durante tu viaje a este país es un verdadero reto; aún así, podemos mencionar algunos de los más populares: utopenec, goulash, knuckle y knedliky.

En este sentido, los menús checos se caracterizan por tener muchas especias, así como también por la frescura de sus ingredientes. Prepárate para probar exquisitos guisos de res, carne de cerdo y salchichas en Pušhkin Restaurant, U Magistra Kelly, U Kroka y Portfolio restaurant, los lugares favoritos de los turistas.

¡No te pierdas estos 5 tips sencillos para ahorrar en Praga!:

Esperamos que la guía turística de República Checa te haya motivado a seguir adelante con tu viaje. ¡No olvides compartir este artículo en tus redes sociales y seguir viajando por ➨➨➨ Europa con nuestra ayuda!